La cantina escolar de Kanso

La escuela de Kanso cuenta con una cantina escolar, que proporciona comida gratuita a todos los alumnos. Esta actuación, que el poblado acogió con gran entusiasmo, tiene dos objetivos: contribuir a mejorar la nutrición de los niños, que es muy deficiente, y favorecer que puedan asistir a la escuela los niños de los poblados vecinos.


Sin esta cantina, pocos niños de los poblados cercanos vendrían a la escuela. Al haber horario de mañana y de tarde, tendrían que hacer cuatro desplazamientos, lo que para ellos sería muy pesado.

La idea es que los niños coman de acuerdo con sus tradiciones (fuentes comunes y con las manos) y los mismos menús que comen en sus casas, aunque mejorados desde un punto de vista nutritivo. Consideramos que el hecho de introducir cambios sustanciales provocaría el rechazo de la comida por parte de los niños.

Acordamos con las madres y padres que nosotros financiábamos la comida, y ellos voluntariamente se organizaban para cocinar.

Preparando la comida

Preparando la comida

Un grupo de madres se encarga cada día de preparar la comida. Se organizan por turnos semanales.

Preparando la comida

Preparando la comida

Cada comida requiere muchas horas de preparación (de 7h a 13h). Tenemos previsto proporcionarles fogones para agilizar el trabajo (octubre 2019).

Arroz

Arroz

El arroz se guarda en el almacén en sacos. Para preparar la comida para los 130 alumnos, se necesitan unos 25 kg de arroz (octubre 2019).

Verduras almacenadas

Verduras almacenadas

Las verduras se guardan también en el almacén.

Aceite

Aceite

El aceite se guarda en el almacén en estas garrafas de color verde.

Ayudantes

Ayudantes

Los mismos niños ayudan a llevar la comida una vez preparada.

Exploración médica

Exploración médica

Un doctor de Bamako realizará un seguimiento de la salud de los alumnos. En enero de 2019 realizó la primera exploración médica.

Huevos

Huevos

El menú incluye huevo un día a la semana (enero 2019).

Inicio de curso

Inicio de curso

Los 124 alumnos inscritos este curso seguirán beneficiándose de la cantina (octubre 2018).

El interior del almacén

El interior del almacén

El almacén permite organizar mejor la compra de la comida.

El almacén

El almacén

Construimos un almacén para la cantina (octubre 2018).

Primeros resultados

Primeros resultados

En abril de 2018, los padres nos comentaron que veían a los niños más saludables y con más energía.

El menú

El menú

Incluye arroz, verduras, y alternancia de pescado, carne o huevos. Se complementa con leche o queso (abril 2018).

Materia prima

Materia prima

Perejil, zanahorias, col, nabo, huevos, queso... Las verduras ya son del huerto de Kanso (marzo 2018).

Higiene de manos antes de comer

Higiene de manos antes de comer

El agua corriente que llega la escuela desde el depósito elevado del huerto facilita mucho la higiene a los niños.

Hora de comer

Hora de comer

La cantina da comida gratuita a los 98 alumnos de la escuela (febrero 2018).

Preparando la comida

Preparando la comida

Preparando el fuego

Preparando el fuego

Carne y verduras

Carne y verduras

Inicialmente (febrero 2018) la dieta incluía arroz, verduras, y carne o pescado.

Cocinando para la cantina

Cocinando para la cantina

Las madres cocinan de forma voluntaria y los padres aportan leña (octubre 2017).

Puesta en marcha de la cantina

Puesta en marcha de la cantina

En octubre de 2017 pusimos en marcha la cantina.

Qué estamos haciendo

Estamos trabajando para reanudar la cantina para el nuevo curso escolar.

 

Hemos empezado a construir un edificio cocina, como nos habían solicitado las madres. Estará equipado de hogares y chimeneas, algo inédito en la zona, lo que permitirá reducir bastante la cantidad de madera necesaria para cocinar. Hemos pagado ya el 50% del edificio, que tendrá un valor de 6.500 eur. A esta cantidad hay que añadir 300 eur en ollas especiales y utensilios de cocina. 

 

Estamos considerando además construir un comedor para los niños.

Seguimos buscando financiación específica para este proyecto. ¡Anímate a colaborar!

Cómo va este proyecto

Organizando la reaunudación de la cantina para este curso. Iniciada construcción edificio cocina.

Lo iniciamos en

Octubre 2017

Datos económicos

- Invertidos unos 10.000 eur en el almacén y material

- Necesarios entre 6.000 y 7.000 eur anuales para la comida (entre 5,50 y 6 eur mensuales por niño)

Actualizado: noviembre 2020

Qué hemos hecho ya
Octubre 2017

En nuestro viaje de octubre pusimos en marcha la cantina (noticia).

Diciembre 2017

La cantina escolar se iba consolidando. Tras revisar las cuentas del primer mes y los menús servidos, comprobamos que se estaba cumpliendo el presupuesto estimado (unos 4 eur por niño y mes). Empezamos a estudiar cómo mejorar la dieta.

Febrero 2018

La cantina seguía funcionando muy bien, dando comida gratuita a los 98 alumnos cada día (fotos). La dieta incluía verduras, carne y pescado, pero quisimos revisarla desde el punto de vista nutritivo. Un médico nutricionista de Bamako, el Dr. Diarra, colaboró con nosotros para asesorarnos (informe).

Mayo 2018

Según los padres, se habían reducido drásticamente todas las pequeñas enfermedades, los niños estaban alegres y con ganas de jugar al volver a casa, y su desarrollo físico superaba al de los niños que no iban a nuestra escuela. El menú consistía en ese momento de arroz con verduras acompañado de forma alternativa de pescado, carne o huevos (fotos), más un vaso de leche o una porción de queso. Contratamos la construcción de un edificio almacén para mejorar el funcionamiento de la cantina.

Octubre 2018

Con la inauguración del curso escolar se retomó la cantina escolar, para seguir ofreciendo comida gratuita a todos los niños de la escuela, todos los días lectivos. El menú, diseñado por un médico nutricionista, constaba de arroz y mijo con verduras del huerto, acompañado de carne (3 días a la semana), pescado (1 día) o huevo (1 día). Además, dos días a la semana se les daba un vaso de leche, y otro día queso. El almacén ya estaba construido, y permitía organizar mejor la compra de la comida (fotos). Dispone de doble techo para mantenerlo fresco, estantes y mesas metálicas, una báscula de hasta 100 kg para pesar los alimentos, ollas y utensilios. El proveedor de la carne se comprometió a hacer las entregas sin cobrar el transporte. El agua corriente que llegaba a la escuela desde el huerto facilitaba mucho la higiene a los niños: se lavaban las manos por la mañana, antes y después de comer.

Enero 2019

Contratamos a un médico de Bamako, el Dr. Diallo, para que realizara un seguimiento de la salud de los alumnos de la escuela, desplazándose al poblado cada dos o tres meses. Realizó una primera exploración a los alumnos (fotos) y elaboró una ficha para cada uno de ellos, anotando su edad, peso, talla y perímetro braquial. Siguiendo la recomendación de una nutricionista colaboradora nuestra, la Dra. Bertran, añadimos más leche al menú semanal de la cantina (fotos), para que los niños tomaran leche o queso cada día. Estudiamos cómo instalar una nevera en el almacén, alimentada con placas solares, para poder conservar los alimentos durante más tiempo; esta idea finalmente se descartó, debido a que previmos que tendría muchas averías.

Marzo 2019

Adquirimos nuevos depósitos de agua para la higiene de manos de los alumnos, puesto que los anteriores estaban dañados y ya no se usaban. Les proporcionamos también utensilios para la limpieza de las clases y el patio.

Octubre 2019

Con el inicio de curso, la cantina retomó su actividad (fotos). Previmos que para el curso 2019-2020 el coste mensual por alumno sería de entre 5,50 y 6 eur. Esta cantidad aumentó ligeramente respecto al curso pasado, debido a que incrementamos la ración de leche a un vaso diario, y a que el pescado se empezó a adquirir congelado en vez de seco. Se acordó que la responsable de la organización de la cantina sería la profesora pagada por Ecos de Mali, Awa. Como en el anterior curso, las madres de alumnos se organizaron por turnos semanales para preparar cada día la comida.

Diciembre 2019

El Dr. Diallo realizó otra revisión médica a los alumnos de la escuela de Kanso.

Enero 2020

Los resultados de la revisión médica de diciembre fueron muy positivos. Tan solo un alumno de 5º curso presentaba síntomas de malnutrición, y ninguno presentaba ninguna enfermedad importante. El curso anterior, los alumnos con malnutrición superaban el 40%. El Dr. consideró que esta mejora fue gracias a la cantina escolar. Las madres nos explicaron sus problemas para cocinar al aire libre: la comida se les llenaba de polvo con el viento, y a partir de mayo las lluvias les complicaban el trabajo. Solicitamos un presupuesto para construirles una cocina cubierta: un pequeño edificio de unos 20 m2, con muchas ventanas para que pudiera salir el humo. Ese curso, la responsable de la organización de la cantina era la profesora pagada por Ecos de Mali, Awa. Presupuestar y organizar las compras de los alimentos no era una tarea fácil: para preparar cada comida se necesitaban unos 25 kg de arroz, 8 kg de carne o 10 kg de pescado congelado (según el menú del día), 4 kg de tomate, verduras, etc. Los productos almacenables, como el arroz y el aceite, se adquirían con antelación y se guardaban en el almacén. Las madres se organizaban por turnos semanales para preparar la comida. Los medios de que disponían para cocinar eran bastante precarios, y debido a esto cada comida requería muchas horas de preparación: empezaban a las 7h de la mañana para poder servir la comida a las 13h.

Ecos de Mali